Solo el Congreso puede vender bienes públicos; propone Fideicomiso sea conocido en el CES

Santo Domingo. – El presidente de la República, aseguró que Punta Catalina no será privatizada mientras él este en el Palacio Nacional, que no existe en el fideicomiso creado para gestionarla un solo resquicio que sugiera la privatización de ese bien público, y todos los beneficios que se produzcan serán recibidos por el Ministerio de Hacienda.

El presidente Luis Abinader enfatizó que “las termoeléctricas de Punta Catalina no serán privatizadas mientras este servidor de ustedes sea presidente de la República”, y el pueblo, “es y seguirá siendo el único propietario de todos los bienes y derechos aportados por el gobierno para la creación del fideicomiso que habrá de manejar transparentemente Punta Catalina”.

En un discurso desde el Palacio Nacional para explicar al país el proceso que se sigue con esa generadora de electricidad estatal, el mandatario dijo que sorprende que muchos, “por interés o ignorancia digan que un Comité técnico tenga calidad legal para privatizar”, porque “es de conocimiento que la enajenación de un bien público implica, por mandato constitucional, la aprobación del Congreso Nacional”.

El Fideicomiso de Punta Catalina que ha propuesto, explicó Abinader, “busca gestionar un bien que pertenece en su totalidad al Estado Dominicano, y cualquier tipo de beneficio derivado de la gestión de dicho activo será recibido por el Ministerio de Hacienda”.

En los últimos días, dijo, “hemos escuchado muchas cosas”, algunas “provenientes de personas que deberían dar muchas explicaciones sobre su papel en ese proyecto y que están totalmente descalificadas para dar consejos”.

El presidente Abinader destacó que “Punta Catalina es un tema que vamos a resolver de la forma que más le convenga a los intereses del pueblo dominicano, que es el que ha pagado los platos que otros han roto”, y al igual que con el peaje sombra de la carretera a Samaná, “en esta ocasión también estamos procediendo con rigor, seriedad y solvencia moral“.

Esa termoeléctrica, manifestó, “ya existe y nos costó un alto precio a los dominicanos. No la podemos eliminar; por eso, ahora la vamos a administrar con transparencia y eficiencia”.

Adelantó que pronto se dará a conocer la auditoría técnica que se hizo a esa empresa, y en breve también una empresa internacional iniciará la auditoría financiera.

El mandatario adelantó que el 27 de febrero próximo someterá al Congreso un proyecto de ley que se ha estado trabajando que tiene como objetivo fortalecer las regulaciones existentes sobre los fideicomisos públicos, para que "ningún inquilino temporal del poder pueda lesionar los sagrados intereses de este pueblo, como ha ocurrido en otras ocasiones”.

Abinader señaló que siempre escucha las opiniones para tomar decisiones importantes, y vamos a “dar soluciones, vamos a hacerlo juntos y vamos a crear nuevas capacidades de gestión eficiente de las propiedades e intereses públicos”.

Informó que solicitará al Senado de la República “llamar a vistas públicas para que la sociedad dominicana tenga la oportunidad de expresar sus opiniones” sobre ese proyecto.

También, anunció que ha decidido solicitar al Senado de la República posponer el conocimiento del proyecto de fideicomiso de Punta Catalina hasta que el Consejo Económico y Social (CES), reciba las opiniones de todos los sectores que quieran aportar para buscar el mecanismo más apropiado y transparente en el manejo y preservación de las termoeléctricas.