La gobernadora provincial, doctora Julia Drullard, encabezó junto a la directora de la regional Ozama del Instituto de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), licenciada Margarita Rodríguez, la puesta en marcha del primer programa piloto para regularizar el sector de los mototaxistas de la provincia Santo Domingo.

La directora de la regional Ozama dijo que primero se procedió a censar todas las paradas de las diferentes asociaciones de mototaxistas y a cada uno de sus miembros, para luego proceder a realizar un cruce con los datos en la Movil de Registro de Motocicletas y Rotulación de los Cascos, para saber si coincide con el machado y de esta forma quedan registrados en el Estado para recibir las ayudas sociales que otorga el gobierno.

La funcionaria Rodríguez señaló que los propios trabajadores de los mototaxistas fueron los interesados en ser censados para quedar formalizados en la base de datos del INTRANT, para que lo tomen en cuenta en los planes de protección social que ofrece el programa, denominado “Formalización Moto Ben”.

En ese orden la doctora Drullard recordó, que el presidente de la República Luis Abinader está cumpliendo con los acuerdos realizados con los mototaxistas del país, y reiteró que este sector del transporte público ya está recibiendo parte de los programas para las personas que viven en situación de vulnerabilidad.

Manifestó que desde el 28 de junio hasta el día 4 de julio, en el Club Los Billeteros del municipio Santo Domingo Este, los mototaxistas estarán recibiendo, además de los 1000 pesos de ayuda para el combustible, una tarjeta de 1600 pesos para la compra de comida.

La representante del Poder Ejecutivo fue categórica al decir, que no entendía cómo gobiernos anteriores nunca crearon las condiciones necesarias para que los trabajadores de las motocicletas fueran incluidos en programas sociales.

La gobernadora Civil indicó que el presidente tiene un norte muy definido, y es el de mejorar la calidad de vida de cada dominicano, y que los mototaxis son parte de un nivel de la población dominicana que también merece la protección y todos los servicios sociales que el gobierno ofrece a los ciudadanos en estado de vulnerabilidad.

La entrega de las tarjetas se coordinó a través del INTRANT y las instituciones bancarias seleccionadas para dar el servicio, como el Banco de Banreservas y el BHD, así como las Asociaciones La Nacional y Cibao.