Barahona.- El Presidente Luis Abinader dejó inaugurado el Hogar de Adultos Mayores Nuestra Señora de la Altagracia, con una inversión de más de 20 millones de pesos.

El mandatario realizó el corte de cinta acompañado del director del Consejo Nacional de la Persona Envejeciente (CONAPE), José García Ramírez; del Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, y el obispo de la diócesis de Barahona, monseñor Napoleón Andrés Romero Cárdenas.

Durante el acto, el Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, manifestó que el Presidente Abinader instruyó a la dirección de Proyectos Comunitarios, de la institución que dirige, para poder culminar lo antes posible, en coordinación con la diócesis de la provincia, este hogar de adultos mayores, con lo cual buscan enaltecerles, cuidarles y llevar justicia, sobre todo a los que más lo necesitan.

"Por eso colaboramos con la diócesis con un poco más de 20 millones de pesos, para que esta obra hoy fuera una realidad y queremos públicamente, monseñor, expresar nuestra disposición de darles el apoyo complementario que se requiere para que también el mundo pueda estar debidamente equipado y amueblado a la altura de este importante complejo", expresó Paliza.

Comunicó que este no es el único proyecto de esta naturaleza que se apoya desde el Gobierno y citó que en la región Sur, en la diócesis de San Juan también se está colaborando para levantar la infraestructura de otro hogar para adultos mayores que va a complementar los servicios que provee la iglesia.

Pronta respuesta del Presidente Abinader

En tanto, el obispo de la diócesis de Barahona, monseñor Napoleón Andrés Romero Cárdenas, destacó la pronta respuesta que dio el Presidente Abinader para acudir en auxilio con la construcción de esta casa hogar para envejecientes demandada durante años por la comunidad.

"Señor Presidente, lleve en su corazón la satisfacción del deber cumplido y la profunda alegría que van a sentir estos abuelitos y abuelitas al entrar en este edificio, el cual se va a convertir en un hogar donde van a encontrar una familia que los va a cuidar con dedicación, con amor y el respeto que ellos merecen", agregó el obispo.

Indicó que la obra cuenta ahora con el templo parroquial, una escuela, la academia franciscana, un centro nutricional, hogar de envejecientes en su doble programa para acoger a los que vienen y a sus residentes.